descanso Golden Retriever

Cada vez que doy un taller presencial, y también dentro de los cursos online, dedico unos minutos a la reflexión sobre la salud natural.

Tu perro, tu gato, son seres que en su origen tendían a mantenerse en salud. La salud, para mi, como terapeuta natural animal es algo global, que implica cuerpo, emociones, energía, y mucho más. Algunos puntos a tener en cuenta a la hora de hablar de salud, que suelo comentar en los talleres:

Responsabilidad

  • Cuando vamos al veterinario o al médico, estará bien que vayamos como seres responsables de nuestra salud y de la salud de nuestro animal. Me refiero a que ya no es momento de ir como víctimas de “mira qué nos ha pasado”, sino que seamos conscientes de que lo que le ocurre a nuestro amigo o a nosotros lo hemos creado en casa. El origen de la enfermedad siempre está en una emoción, puntual o continuada, mía o de él. Y eso no es una mala noticia, sino que, si llegamos a la causa del problema, tendremos el poder de decidir si queremos cambiar la situación o no. Seremos responsables del problema, pero así también somos dueños de la solución.

Autosanación

  • Todo ser vivo tiende a la continuidad de la vida, a la continuidad de sus ritmos para mantener esa vida. Tendemos a la homeostasis, y para ello nuestro cuerpo de mamífero es una máquina perfecta y única que se sabe reparar. A veces necesita ayuda y eso es lo que hacemos de manera médica natural o integrativa, pero por favor: “primum non nocere”! (es decir: no le impidamos que siga su proceso de autosanación con tóxicos que le van a procurar más problemas que soluciones, no le demos más fármacos de los que estrictamente necesita, y démosle apoyo natural que contribuya a la autosanación)

Amor hacia…

  • Amor hacia ti mism@ y hacia él/ella: la salud natural veterinaria tiende, al menos por mi parte, a sanar al grupo además de sanar al individuo. El grupo será el resto de compis animals que conviven con el paciente, pero también los humanos que vivimos bajo el mismo techo que él. Cuando trato al enfermo o trato preventivamente al individuo, busco la causa emocional de la patología, para apoyar mejor la terapia (ya sean flores de Bach, reiki, nutrición ortomolecular, tapping). De esta manera, durante la terapia se habla de la situación emocional en el núcleo familiar, y desde el amor hacia el animal, se buscan soluciones. Muchas terapias además incluyen pautas de mejora del vínculo humano-perro o humano-gato. En el curso de Flores de Bach para Animales, para todos y para veterinarios incido mucho en este tema.

Calidad de vida

  • Calidad de vida por encima de todo: algunas veces el cuerpo físico del animal ya no está a tiempo de revertir todo el proceso de enfermedad, y entonces lo que buscamos es el mayor bienestar del ser, con tratamientos que mejorarán la calidad de vida del perro, gato, humano, aunque no lo lleguen a sanar por completo. Es en este punto donde las terapias naturales bien escogidas pueden mejorar en mucho la vida de un animal en tratamiento farmacológico, quimioterápico, etc. y la de sus acompañantes humanos. Y también en este punto es donde tener herramientas para el pre-duelo y el duelo es un buen alivio para los que ayudamos a la familia durante el mal trago.

En la línea, hoy me he encontrado con este vídeo del Médico oncólogo e investigador Vicent Guillem, espero qui os guste y que os aporte cositas nuevas.

Las terapias naturales y herramientas que básicamente útilizo dentro del marco de vet terapeuta emocional animal son las flores de Bach, la nutrición ortomolecular y la alimentación natural, el reiki, la radiestesia y la educación canina y el EFT. Esto da soporte a todos los alumnos veterinarios y no veterinarios de los cursos, que pueden llegar a aprender lo mismo en Vida Natural Animal, ahora que me dedico más a didáctica y documentación (vía esta web) que a la atención directa al paciente.

Y para los humanos que conviven con los animales (y los humanos profesionales que atienden a animales) proporciono herramientas como el EFT y tratamiento manual, y también las terapias nombradas anteriormente si es necesario.

Estas terapias básicamente vibracionales contribuyen a que la salud del animal mejore de forma global, con mínima invasividad y con mínimos efectos secundarios. Por eso, además de ser perfectas para familias, son óptimas para llevar a cabo de manera rutinaria en clínicas donde se tienen animales ingresados.

¿Por dónde empezar a aprender a tener esta visión más global, más holística? Pues he visto grandes avances de visión global en los alumnos de Terapias Naturales para Animales, así como también en los alumnos de Flores de Bach para Animales. Ambos cursos buscan, ante todo, que aprendas a tener visión holísitica de la situación y que tenas herramientas que te ayuden a  ayudar de forma beneficiosa para toda la familia. Anímate a cursar alguno de ellos… o ambos!

Un abrazo,

Mercè