¿Tu perro está ansioso? ¿Es reactivo con otros perros? ¿Está como loco en el paseo, tirando de la correa para todos lados?

Nosotros los humanos, en la sociedad en que vivimos no nos damos cuenta de la autoexigencia hiperactiva que tenemos: todo el día haciendo encargos, trabajo, los niños, llegar corriendo a los sitios…esto crea una inercia interna de “rapidez y velocidad” que luego cuesta frenar en la noche.

Cuesta conciliar el sueño si no vemos horas de TV o si no leemos un buen rato.

El agotamiento, lejos de extasiarnos en la cama, nos mantiene “tensionados”, y apuntaría a decir que un poco más irascibles de la cuenta en según qué situaciones (familiares, impaciencia, discusiones, enfados).

Hay herramientas para bajar esta tensión, en mi casa usamos la observación y las Flores de Bach, pero hay más posibilidades que se adecúan a cada familia.

Un toque de atención:

Traslada lo que acabo de decir acerca de la vida tensionada que llevamos, al modo de vida que lleva tu perro: ¿estamos arrastrando con nuestros ritmos a los compañeros caninos y felinos de la casa?

Si tu perro no tiene tiempo de reposar entre juegos, paseos, excursiones, encargos, estancias en el coche, situaciones tensas en casa, etc…él no podrá descansar de forma sana. Si no puede ir a una velocidad “de perro”, normal, con tiempo de digerir las cosas que ve en sus experiencias diarias, obtendremos un perro “con prisa”, impaciente, tensionado, o incluso ansioso o irascible.

Reflexiona acerca de estas preguntas:

¿Descansa lo suficiente tu perro? ¿Tiene ritmos de calidad en su día a día? O tiene que gestionar demasiadas emociones, situaciones, etc que después lo mantienen intenso?

De estas cosas hablamos en las visitas online que tengo con casos de ansiedad, exceso de ladridos, hiperreactividad…y poco a poco me voy dando cuenta que si el humano (o sea tú) participa de los ejercicios de calma propuestos, el cambio en la casa se consigue. Si el humano no desea participar, no hay mucho que hacer de forma sana….

Podemos conseguir más calma.

Si estás leyendo esto es que alguna vez te inscribiste interesada por esta web y las terapias naturales para perros y gatos. Te comento que el equilibrio emocional y las terapias naturales, así como los ejercicios para la calma, van estrechamente ligados si queremos conseguir familias humano-caninas (o humano-felinas) armónicas y sanas. Cada día lo tengo más claro.

Hoy te paso las conclusiones de una participante del curso de EFT para animales, agua de mar y aloe vera. No para que pienses en términos de tensión, sino para que observes cómo a alguien que empieza a entrar en las terapias naturales se le abre un mundo de posibilidades de ayuda a su familia animal.

Pero no te pierdas la parte de EFT, porque con EFT se puede tratar y dar luz a casi todo lo que te he comentado arriba. Desbloquea ya la situación, te he dejado la información en el artículo: “Integrar EFT y más para ayudar a un dogo y a un chihuahua”.

Y si no quieres perderte más reflexiones de este tipo e ideas naturales para cuidar a tus compañeros de vida, suscríbete a la newsletter de Vida Natural Animal.