Te recuerdo que hace un tiempo conversamos sobre la ansiedad por separación en la newsletter. Estuvimos hablando de la importancia de la visita al veterinario, del consejo del etólogo o educador canino, y de las causas.

Otras veces la APS se da por causas menos claras o por problemas sistémicos del individuo, sumado a un estrés en su día a día que no le permite gestionar el problema que “ya lleva de serie”.

Problema “sistémico” puede ser una separación demasiado temprana de la madre, una mala socialización temprana (aislado mientras era cachorro)….

Flores de Bach que podemos utilizar en animales con ansiedad:

Primero tenemos que conocer al perro y al humano, preguntar, observar, realizar una buena entrevista.

Las Flores de Bach a considerar para la mezcla (de las que elegiremos como mucho 7-8, según los signos que nos muestre el caso):

Agrimony, por la ansiedad

Impatiens, ansiedad con aceleración

Swet chestnut, angustia

Vervain, efusividad e hiperactividad (vocalización, destrucción, etc)

White chestnut si hay conductas repetitivas (romper, morder muebles, ladrar…)

Heather, si no quiere estar solo nunca, demanda atención

Chicory, para la posesividad (“mi humano”)

Rock Rose o Rescue remedy en casos en que el perro vive la situación con gran alarma

Red chestnut, si la persona se preocupa en exceso por el animal (“lo voy a dejar solito, lo pasará fatal”) y le transmite esta emoción al perro.

 

Considera también las esencias que ayuden a gestionar su emocionalidad individual (habrá perros más miedosos, otros indecisos, otros más descontrolados, etc). Piensa que un listado de esencias, sin conocer al animal, tan sólo tiene que servirnos de guía. Pero lo que siempre comento a los alumnos es que lo importante es conocer todo el sistema floral, de 38 esencias, y saber cómo puede ayudar cada esencia en el animal concreto que tenemos delante.

A la hora de elegir Flores de Bach el individuo y sus circunstancias son lo importante, no la patología o el desorden.

Consideraciones:

Si ha habido un cambio reciente, usaremos más probablemente las 5 primeras si hay conductas indeseables y angustia, más Walnut (adaptación) y Rock Water (acostumbrarse a nuevos esquemas).

Si con el tiempo funciona muy lentamente, añadiremos Gentian para desbloquear el proceso de desánimo y pérdida de confianza, y Chestnut Bud para mejorar el aprendizaje de las nuevas pautas que se habrán introducido.

Estas esencias serían interesantes también para los humanos que conviven con el animal.

Es importante dar un voto de confianza al perro: debemos pensar, para no ser pesimistas y para permitir la aparición de resultados, que estamos ante un problema temporal. El animal “está” así. No “es” así. En algo lo podremos ayudar si lo que está es más ansioso/estresado de lo que su emocionalidad de base conlleva.

Vamos a conseguir una mejora si somos realistas: habrá que trabajar en equipo y con responsabilidad de los que conviven, tanto los humanos como el perro.

Y se puede.

Si quieres aprender más sobre Flores de Bach para Animales, ven a nuestro curso online. Si quieres leer más artículos sobre terapias naturales para animales, suscríbete a nuestra newsletter.

 

Comparte, por favor: