Escrito por Doris Rämisch.

Todos hemos pasado por esa situación; estamos en frente del lineal de nuestra tienda o supermercado observando la infinidad de bolsas de colores, con perros y gatos sonriendo y las promesas de salud que ofrecen los piensos para perros y gatos, preguntándonos: ¿cuál de estos es el mejor para mi amigo/a? ¿cuál es realmente la mejor calidad-precio? Son preguntas que desde luego, no responden la publicidad en televisión y revistas o, muchas veces, ni las propias marcas y expertos. Aunque siempre abogamos por una alimentación natural cruda, en este post queremos daros una visión objetiva acerca de los piensos, su conveniencia y las precauciones a tener en cuenta cuando los consideréis.

 

Un mercado muy grande gestionado por unos pocos

El negocio mundial de la comida para animales es inmenso, de unos 65 mil millones de dólares, y está creciendo a un ritmo del 4% anual estos años. Más del 80% de esta industria está controlada por 5 empresas (por orden: MARS Petcare, Nestle Purina, Hills, Procter & Gamble Eukanuba y Del Monte Foods) y las dos primeras marcas concentran casi el 70%. Con estas distribuciones no son pocas las fuentes que apuntan a la existencia de fuertes redes de influencia, típicamente encarnados en las organizaciones de fabricantes de comida para mascotas que, aunque a veces confunden, no son gubernamentales. El trabajo principal de estas organizaciones sería evitar en lo posible cualquier impacto normativo perjudicial para el negocio, como los ingredientes que se pueden utilizar para la fabricación o la exactitud de la información que llega al consumidor final, lo que no fomenta la transparencia, tan sana en los productos para consumo humano.

 

Algunos de los mitos de los piensos para perros y gatos

Antes de pasar a analizar la composición de los piensos, conviene desmentir algunos de los mitos que hemos interiorizado a lo largo de muchos años de publicidad y desconocimiento y que, a modo de prejuicios, nos alejan de valorar la alimentación de nuestros amigos de una manera objetiva.

  • Mito 1: Los piensos limpian los dientes

Es curioso que, todo y que se atribuye a los piensos la propiedad de ayudar a la higiene dental y de las encías, cada vez son más numerosos los problemas de gingivitis, sarro y mal aliento. Muchos atribuyen este beneficio a la naturaleza crujiente del pienso, pero el símil haría válido que  nosotros podemos limpiarnos los dientes comiendo tostadas; simplemente no es cierto.

  • Mito 2: Perros y gatos llevan mucho tiempo domesticados y se han acostumbrada a comer carbohidratos

Como hemos contado en alguna ocasión, los gatos no producen la amilasa, necesaria para digerir los carbohidratos. Además, su sistema digestivo no está hecho para alimentarse de cereales. Los perros aun lo pueden asimilar un poco mejor por su naturaleza carroñera, pero tampoco extrae nutrientes de forma efectiva de los cereales.

  • Mito 3: Las formulaciones de los piensos son impecables

Decía en su época el creador del concepto BARF, Ian Billinghurst, que “podemos crear un pienso a partir de cuero de zapato, aceite de motor, carbón y agua y pasaría los tests analíticos para comercializarlo“. Unos cuantos años de escándalos y evolución han corregido parte de ese problema, pero la base sigue siendo cierta, es algo ampliamente aceptado en la alimentación humana que los alimentos refinados o procesados son inferiores a los naturales, principalmente, porque los nutrientes son más fácilmente absorbidos en su estado natural. ¿Por qué iba a ser esto distinto esto para perros y gatos?

 

No todos los piensos son creados iguales

Hay dos maneras principales de producir pienso comercial:

  • Piensos extrusionados: la mayoría de los piensos son de este tipo. La extrusión es el proceso de calentado pudiendo llegar a los 140º y de alta presión; significa que todos los ingredientes se desmenuzan y cocinan, después se desecan y se forman las diferentes bolas y formas. Tras este proceso los alimentos pierden mucho valor nutricional y para recompensarlo se añade una mezcla de vitaminas, minerales, grasas y otros suplementos para incrementar el sabor y la atracción de nuestros perros y gatos por la mezcla. El siguiente es un vídeo muy descriptivo y muestra el proceso:
  • Piensos prensados en frío: donde los ingredientes se deshidratan y muelen para prensarlos a presión atmosférica. La temperatura a la que esto ocurre está entre 70º y 80ºC, de manera que se mantienen aún muchas vitaminas y minerales.

Sólo esta información ya debería darnos una idea de qué tipo de piensos deberíamos comprar si queremos maximizar la calidad de los nutrientes contenidos. La buena noticia es que los piensos no extrusionados suelen comunicar en sus paquetes este hecho para su diferenciación.

 

Los ingredientes de los piensos

Es cierto que las asociaciones de fabricantes proponen unas indicaciones de cómo se deben etiquetar los productos para animales, sin embargo, estos se basan en unos mínimos y dejan a elección de los fabricantes ser exactos a la hora de determinar la composición. A partir de aquí, encontramos una dispersión muy grande entre piensos baratos y piensos de alta calidad.

· Veamos un ejemplo de un pienso:

Ingredientes marca blanca de supermercado: Cereales, carnes y subproductos animales (25% carnes), subproductos de origen vegetal (2% pulpa de remolacha), aceites y grasas (1% grasa avícola, fuente de omega 6), sustancias minerales, levaduras.

Expuestos a esta información, realmente no sabemos casi nada después de leerlo. Ni qué tipo de carne hay, ni qué tipo de vegetales. La norma establece listar los ingredientes más abundantes primero, en este caso, el cereal. Sin embargo, no obliga a explicitar de qué tipo de cereal se trata, ni que porcentaje en total, lo que permite al fabricante comprar distinto lote y tipo en función de qué hay más barato en el mercado. El segundo ingrediente es la carne y los subproductos cárnicos. Una vez más, no se especifica qué tipo de carne y, por otro lado, ¿que son los subproductos animales?

Durante el despiece, en los mataderos hay carnes y productos que, ya sea porque no interesan comercialmente, o porque no son aptos, no se pueden vender para consumo humano. Estos restos, llamados subproductos categoría III, se utilizan para producir alimentación para animales, no sólo para mascotas, sino también para animales de granja. Las carnes y subproductos de la categoría III, según normativa europea, incluyen, entre otros y exentos de enfermedades:

  • Carnes no aptas para consumo humano
  • Pieles, pelo, sangre, pezuñas, cuernos, cerdas, cabezas y plumas de animales aptos para consumo humano
  • Leche cruda de animales
  • Cáscaras de huevos con fisuras
  • Residuos de cocina no procedentes de transporte internacional

Hay que decir que muchos de estos ingredientes son completamente normales para una dieta, incluso cruda, pero ¿qué hay de los porcentajes? ¿Cómo podemos estar seguros de que la mayor parte de las grasas y aceites provienen de animales en lugar de ser residuos de cocina de hoteles y restaurantes? Simplemente no podemos porque la etiqueta no tiene por qué especificar cuál es la composición de los subproductos, ya que cada lote de producción está formado por materiales distintos. Lo mismo ocurre con los subproductos vegetales que son realmente restos de la producción industrial de nuestros alimentos, como las azucareras, la preparación, empaquetado o mezclas de gelatina desecada y otros productos alimenticios. En nuestro ejemplo aparece pulpa de remolacha, que es el residuo desecado de la remolacha azucarera, que es azúcar pero cuyo contenido es considerado como fibra. En cuanto a los componentes analíticos, muestran los porcentajes de la proteína, grasa, fibra y materiales inorgánicos, pero no dicen nada sobre la calidadni la procedencia vegetal o animal o su biodiversidad.

 

· Ahora echemos un vistazo a otro ejemplo:

Ingredientes pienso prensado en frío natural: Carne de ave deshidratada y molida 24% (equivalente a más de 60% de carne fresca), arroz integral abierto y sin pelar, avena abierta y pelada, maíz al vapor, algarroba, aceite de salmón 2%, zanahoria, plátano, calcio de algas marinas, brotes de malta, levadura de cerveza, tierra de diatomeas, brotes de avena negra y de mijo marrón 0,5%, ortiga, ajo, perejil, alcachofas, hinojo, ajo silvestre, diente de león.

A simple vista podemos apreciar la diferencia; aparecen los ingredientes exactos, los porcentajes de aquellos que son fuente de proteína y grasa aparecen indicados y además se especifica las fuentes de los distintos tipos de vitaminas y minerales. Con este ejemplo queremos ilustrar el tipo de información que debemos buscar si nos hemos decidido por el pienso para la alimentación de nuestros animales. Dicho esto, nunca perdemos la oportunidad de decir que esta no es la manera más natural de alimentar y si lo hacemos, es importante humedecer los piensos antes.

Las indicaciones para la elección de comida húmeda no son muy diferentes, sólo que las latas contienen más humedad, razón por la cuál siempre recomendamos la lata media frente al mejor pienso. Esto para los gatos es todavía más cierto, porque como ya hemos comentado antes, son animales del desierto y no están acostumbrados a beber mucho. Comiendo pienso necesitan tres veces más agua que alimentándose con latas o comida fresca.

 

En resumen…

  • Siempre que podáis, elegid piensos prensados en frío
  • Elegid aquellos que no contengan cereales o una cantidad muy pequeña
  • Comprobad que todos los ingredientes aparecen con su procedencia y porcentaje, al menos los más importantes como las fuentes de proteínas y grasas
  • Escoged aquellos en los que las fuentes de vitaminas y minerales son expresamente nombradas, frente a aquellos que relatan los % de magnesio, fósforo, etc.
  • Evitad los que presenten cualquier tipo de azúcar
  • Si podéis permitíroslo, optad por comida en lata frente a comida seca

Esperamos que estas indicaciones os ayuden a elegir un mejor producto para vuestros amigos de cuatro patas en caso de decidiros por el pienso frente a opciones más naturales como la alimentación cruda biológicamente apropiada, también llamada dieta BARF. No olvideis que nos tenéis a vuestra disposición para cualquier duda o consulta en info@puromenu.es.

 

Doris Rämisch es nutricionista certificada de perros y gatos en Puromenu

 

Si te apetece leer más, aquí tienes otras lecturas de referencia:

· http://www.anfaac.org/

· Jung, Christoph (2010): Schwarzbuch Hund: Die Menschen und ihr bester Freund;

· Las escandalosas verdades sobre el alimento de tu perro en http://www.nutricionistadeperros.com

· Dr. Ziegler, Jutta (2011): Hunde würden länger leben, wenn…. Schwarzbuch Tierarzt; mvg Verlag