Muchos habéis oído hablar de la dieta BARF: se trata de una tendencia que está cobrando fuerza en los últimos años y que, como pasa con tantas otras cosas, en realidad no es nueva, se basa en cómo alimentábamos a nuestros perros y gatos hace no tanto tiempo.

 

¿De dónde viene el término?

Aunque se atribuye el termino BARF a la canadiense Debbie Tripp para describir la comida cruda y hecha en casa para los perros, realmente, por su desarrollo y su bibliografía, se reconoce su creación al veterinario australiano Ian Billinghurst.

La abreviatura BARF tiene varios significados, pero los más comunes son “Bones and Raw Food”, que significa huesos y comida cruda y “Biologically Apropriate Raw Food”, o ACBA en castellano para denotar Alimentación Cruda Biológicamente Apropiada. La filosofía que se esconde detrás de estas letras es una alimentación sana a base de carne, huesos y vísceras crudas, que imita la comida de un animal salvaje.

En el año 1993, Billinghurst publicó su libro “Give your dog a bone” (dale a tu perro un hueso). En él apunta por primera vez a la relación entre algunas enfermedades y la comida industrial, plantea la duda acerca de la alimentación a base de piensos y llega a la conclusión de que una alimentación parecida a la naturaleza de un lobo o perro salvaje es mucho más sana para nuestras mascotas. Otros le seguirían como K.R.Schultze en EE.UU., en Alemania, Swanie Simon, con muchos textos publicados, y otros en otros países. También en España son varios los autores y bloggers habituales que abogan por esta dieta.

Dicho esto, aunque todos defienden una dieta natural cruda, no siempre están de acuerdo exáctamente en el cómo. Así, hay propuestas desde la composición porcentual de carne, huesos y víscera, al modelo Whole Prey a base de la pieza entera, por ejemplo, conejo con piel, vísceras y todo ó la Franken Prey que pretende emular las proporciones de una presa entera y se construye con carne, huesos, vísceras y complementos como algas, sangre, aceites y hierbas. Con todo, no debemos asustarnos, BARF no es ninguna religión, ni requiere de ceremonias, y en realidad es bastante más sencillo de lo que parece alimentar a nuestros perros y gatos.

 

¿Por qué la dieta BARF tiene que ser cruda?

Como hemos visto en nuestros últimos blogs sobre el sistema digestivo de nuestros perros y gatos y la comida comercial, nuestras mascotas están más que preparadas para alimentarse como los lobos o gatos salvajes. Durante la domesticación cambiaron la apariencia y el comportamiento, pero no el sistema digestivo. Esto no significa que todos estos años pasaron en balde, los perros, de hecho, pueden digerir un poco mejor que los lobos los carbohidratos (Axelsson 2013), pero esto no significa que podamos alimentarlos con una gran cantidad de ellos; perros y gatos son carnívoros y sacan su energía de la proteína y de la grasa animal.

Por otro lado, cuando cocinamos la carne, la estructura de las proteínas y grasas se altera (a veces de manera peligrosa), se pierden nutrientes, vitaminas y minerales y son más difíciles de digerir.

 

¿Cuáles son los componentes de la dieta BARF?

La llamada dieta biológicamente apropiada para un perro o gato es la que consiste en comida cruda similar a aquella que comían sus antepasados salvajes. Esta debe contener el mismo equilibrio y tipo de ingredientes que consumían antes, lo que significa carne con grasa, vísceras y huesos carnosos crudos, verduras y complementos que imitan una presa típica.

A grandes rasgos, la composición de la dieta es:

  • Del 50% al 80% partes de animal (en gatos mínimo el 80%)
  • Del 20% al 50% vegetales

El componente principal es la carne con grasa. Tanto perros como gatos pueden comer casi todo tipo de carne, aunque no recomendamos la carne de cerdo crudo por la posibilidad de infección de pseudorrabia que sí puede ser peligrosa. En comparación con nuestra alimentación, la grasa es mucho más importante para nuestras mascotas, ya que es su mayor fuente de energía (ellos no tienen problemas de colesterol). Si la carne es muy magra, la dieta tiene demasiado contenido proteico, por lo que debería tener entre un 15 y un 25% de grasa.
Una vez a la semana se puede cambiar la carne por el pescado, mejor previo congelación, ya que nuestras mascotas no están exentas del riesgo por anisakis.

El segundo componente en la dieta BARF son los huesos carnosos crudos, que son una fuente de minerales insuperable para nuestros minitigres y lobos caseros y deberían componer más o menos el 20% de la parte animal (para los gatos un poco menos). Hay huesos apropiados para cada tamaño de perro. Para perros pequeños o gatos van muy bien los cuellos de pavo o de pollo, también las carcasas de pollo, alitas, muslos de conejo o perdices. Cuanto más grande la mascota, más grandes deberían de ser los huesos. Así, para perros grandes con ganas de masticar, es ideal la falda de ternera, de cordero o de potro e incluso las cabezas de cordero son interesantes. Una precaución, ¡Los huesos siempre tienen que estar crudos! si no se astillan y pueden hacer mucho daño.

Un 10 – 15 % de la parte animal debe proceder de órganos y vísceras como el hígado, corazón, pulmón, bazo o riñón. El hígado es muy rico en Vitamina A, B y D y no debe faltar en una alimentación equilibrada. Los gatos tienen una necesidad especial, que es la taurina. Muchos de nosotros sabemos que es esencial para los gatos, porque son capaces de producirla, pero no en suficientes cantidades, por lo que es importante que ingieran este aminoácido a través de su dieta. La cantidad recomendad al día son 50mg por cada kilo de peso corporal. Si no lo añadimos vía suplemento, una alternativa son los corazones, que son muy ricos en taurina.

El resto de la dieta se basará principalmente en verduras y frutas (los gatos no necesitan mucha fibra y se recomienda un porcentaje de 5% máximo). Hay pocas verduras o frutas que sean tóxicas, en ciertas cantidades, para nuestros amigos, entre las más importantes el aguacate, las uvas, las pasas y la cebolla. Las legumbres, la col y las judías solo deberían darse cocidas y no demasiado frecuentemente, porque producen gases. En su lugar, es mejor darles pepino, calabaza, calabacín, zanahoria, nabo, manzana, papaya, pina, lechuga, brócoli y muchas otras verduras más. Perros y gatos no obtienen las enzimas para disociar la verdura por si solos, por eso tenemos que ayudarlos rallándolas haciendo purés.

La verdura es una fuente importante de fibra, ayuda a una digestión sana y ayuda a que las heces estén bien formadas y no demasiado secas. Las vitaminas de los vegetales no son tan importantes para ellos como para nosotros, ya que sacan sus vitaminas y minerales necesarios de las carnes, vísceras y huesos.

En cuanto a los cereales, componente típico de los piensos comerciales, se les puede dar a los perros en pequeñas cantidades, pero no son necesarios. Al contrario que la carne los cereales sí deberían estar cocidos. En los gatos se tienen que omitir los carbohidratos completamente.

Por último hay algunos complementos que no deberían faltar en una dieta equilibrada. Entre ellos cuentan huevos crudos, lacteos como el kéfir o yogur natural, hierbas, algas y aceites ricos en Omega-3. Nuestras carnes hoy en día contienen mucho Omega-6 (ácido linoleico) y muy poco Omega-3 (ácido linolénico), porque los animales de granja no viven libremente en el pasto, si no se crían a gran escala con piensos comerciales. Hay estudios que demuestran el bajo contendido en estos importantes aceites esenciales. Una alimentación demasiado rica en Omega-6 puede empeorar infecciones y la tensión sanguínea, el Omega-3 por el contrario reduce las infecciones del cuerpo. Ricos en Omega-3 son el aceite de pescado, aceite de lino (o las semillas), aceite de cáñamo y de borraja. Las algas son una fuente de yodo, minerales, proteínas y oligoelementos, que son importantes para la glándula tiroides, el pelo y la piel. Como último hay que mencionar el própolis. Es un estimulante bueno para el sistema inmunológico y es un antibiótico natural, como la miel.

 

¿Cómo se prepara una dieta BARF?

Hacer la comidas para nuestras mascotas en casa no es muy difícil. Ya sabes algunas proporciones y hay algunas calculadoras en internet que pueden ayudarte con las medidas exactas para tus perros. La puedes preparar triturada, en trozos pequeños, más grandes o presa entera y luego congelar. Lo importante es que tú te sientas cómodo/a. Si tu perro devora la comida, mejor darle todo triturado y si tienes un perro o gato sin apenas dientes también. Lo normal es que un perro o gato sano aprendan a comer y masticar con tiempo y despacio. No tengas miedo de los huesos u otros componentes de la dieta, nuestros animales están perfectamente preparados para esta dieta y te van a adorar por ello.
Nos gustaría animarte y darte confianza para que lo pruebes, si tienes cualquier duda, sólo tienes que contactarme vía info@puromenu.es. Asimismo, si te gusta el concepto pero no tienes el tiempo, tienes que saber que empieza a haber muy buenas opciones ya completas y equilibradas como las que encontrarás en www.puromenu.es.

Sin más, te invitamos a seguir leyéndonos en los artículos sobre alimentación, lee cómo cambiar a nuestra mascota a una dieta natural cruda.

Si te ha gustado este artículo, por favor, difunde nuestra tarea con un simple Tweet: Tweet: Aprendo a usar Flores de Bach y + para Animales con @V_naturalanimal en http://ctt.ec/u1cUS+

firma_doris

Doris Rämisch es nutricionista certificada de perros y gatos en Puromenu.

 

 

Puedes encontrar más información sobre el tema en:

· Reinerth, Susanne (2005): Natural Dog Food: Rohfütterung für Hunde – ein praktischer Leitfaden; books on demand
· Simon, Swanie (2008): BARF – Biologisch Artgerechtes Rohes Futter für Hunde;Drei Hunde Nacht
· Weiß, Daniel (2005): Fettsäurezusammensetzung im Rinderschlachtkörper – Einflussmöglichkeiten durch die Fütterung: http://www.region-aktiv-chiemgau-inn-salzach.de/sites/default/files/doc/fettsaeurezusammensetzungrindfleisch.pdf
· Lonsdale, Tom (2006): Hacen Maravillas: Alimenta a tu perro con huesos carnosos crudos: http://www.rawmeatybones.com/translations/spanish/intro.html 
· MacDonald, Carina Beth (2011): La dieta canina de alimentos crudos: fácil para ti y tu perro; Dogwise Publishing
· www.nutricionistadeperros.com
· http://www.nature.com/nature/journal/v495/n7441/full/nature11837.html

 

Conoce más acerca del tema:

Seminari
¡Gracias por compartir!