¿Cuáles con las necesidades alimentarias de nuestros perros y gatos?

shutterstock_157843538

 

Guestpost de Doris Rämisch. Al igual que nosotros, nuestros perros y gatos tienen sus propias necesidades nutricionales. Estas dependen de la edad, la raza, tamaño, tipo de vida y las circunstancias de su día a día, además de las variaciones de cada individuo. A la hora de establecer los niveles básicos, existen unas asociaciones, generalmente nacionales o regionales, como la American Association of Food Control Officers (AAFCO), el National Research Council (NRC) o la European Pet Food Industry Federation (FEDIAF). Todas y cada una de ellas publican y revisan periódicamente tablas y recomendaciones con los valores de los nutrientes necesarios para nuestros amigos. En este post, desde Puromenu queremos ayudarte a entenderlas y para ello vamos a bajar al detalle, así que preparaos.

 

Necesidades nutricionales: la demanda de energía

Hoy en día la mayoría de nuestros perros y gatos disfrutan una vida muy diferente a la que tenían sus antepasados, quizás por eso muchos de ellos están un poquito más “rellenitos” de lo que deberían. Como todos sabemos, es importante controlar las cantidades que les proporcionamos debido a las implicaciones para la salud, pero ¿cuánto es?.

En lo que estamos interesados es en el Metabolismo Basal, que es la cantidad mínima de energía que necesita el cuerpo para subsistir, esto es, sin ganar ni perder peso con una actividad normal. Una cosa muy curiosa es que la necesidad de energía no aumenta proporcionalmente con el tamaño del animal, la clave está en la superficie corporal y su proporción con el peso. Así, animales pequeños tienen una superficie mayor en relación a su peso que los grandes, perdiendo, proporcionalmente más calor corporal (energía) a través de la piel.

Para calcular la superficie aproximada del cuerpo de nuestro perro podemos aplicar la siguiente fórmula: 0,105m² x kilo de masa corporal 0,67. Apliquémosla con un ejemplo:

Post VNA5-01

 

En el anterior recuadro, nuestro perro de 10kg tiene el 25% (10/40) de la masa corporal del perro grande, pero tiene 39%  (0,49/1,24) de la superficie corporal. Esto significa que los animales pequeños (tanto perros como gatos) tienen una necesidad calórica más alta que animales más grandes, de hecho, en nuestras propias guías recomendamos porcentajes más bajos para perros más grandes. Por esta razón, los nutricionistas no calculamos la cantidad sólo con el peso corporal, sino que añadimos a esto la masa corporal metabólica.

La fórmula del Metabolismo Basal para los perros es de 110 a 130 kcal x mc0,75 y el gato de 90  a 100 kcal x mc0,67, donde mc es la masa corporal.

Es cierto que hay otros factores que alteran este cálculo simple, como la presencia de enfermedades, la edad de la mascota o incluso el pelo; perros y gatos con el pelo corto necesitarán más calorías que animales con el pelo largo. También hay razas que tienen necesidades más grandes, así, los terrier y los dogos pueden requerir hasta 20% más que otras razas. Otra excepción son las perras y gatas gestantes, que suelen tener más requerimientos. Hay numerosas fuentes de información completas, te dejamos otro buen post al respecto aquí.

Debido al número de factores que pueden influir, si necesitas saber la necesitad exacta de tu animal por razones especiales, para no cometer errores que pueden ser importantes, puedes consultar a tu nutricionista o veterinario.

Algunos cálculos a tener en cuenta:

Una vez que tenemos claras las necesidades energéticas de nuestro perro o gato, hay que echar un vistazo a las calorías de los alimentos. Este es un ejemplo de la composición de un pienso para perros:

Proteína 26%
Grasa 16%
Cenizas 7,5%
Fibra bruta 3%
Humedad 7%

El primer paso es sumar el % de todos los ingredientes, excepto la fibra bruta, que no aporta calorías. El resultado de nuestro ejemplo es: 26 + 16 + 7,5 + 7 = 56,5%. Después restamos esta suma de 100%, en nuestro ejemplo 100 – 56,5 = 43,5%. Ahora sabemos la cantidad exacta de carbohidratos en el pienso, en nuestro ejemplo un 43,5% (la fibra cuenta como carbohidrato).

Un aspecto importante es que la energía extraída de la proteína, la grasa y los carbohidratos son diferentes: la proteína contiene 3,5 kcal/g, la grasa 8,5 kcal/g para perros y 8 kcal/g para gatos y los carbohidratos 3,5 kcal/g. En nuestro ejemplo el pienso contiene por 100g:

91 kcal de la proteína (26g x 3,5 kcal)
136 kcal de la grasa (16g x 8,5 kcal)
152,25 kcal de los carbohidratos (43,5 x 3,5 kcal)
En total son unos 379,25 kcal/100g de pienso.

Ahora tenemos todas las claves para calcular la cantidad exacta de calorías del pienso. Si tenemos un perro activo y adulto de unos 30kg con una necesidad calórica de 1795 kcal, entonces tiene que comer unos 473g de este pienso al día.

Muchas veces las recomendaciones de la marca comercial son diferentes por diversas razones. Aún así, se puede leer en muchas de las etiquetas algo parecido a lo siguiente: “Adecuar la dosis recomendada según el perro viva dentro o fuera de casa, la temperatura, la actividad y la condición física”. Por supuesto, siempre es recomendable verificar que nuestras asunciones son válidas, lo haremos observando tanto la anatomía de nuestro perro (prueba de las costillas) como el peso durante un tiempo.

Foto de http://www.perros.com/foros/general/veterinaria/todos-me-dicen-que-mi-malinois-esta-gordo-.html

Foto de http://www.perros.com/foros/general/veterinaria/todos-me-dicen-que-mi-malinois-esta-gordo-.html

Los nutrientes necesarios para perros y gatos

Nuestras mascotas necesitan sobre todo agua, proteína, grasa, aminoácidos, vitaminas y minerales para vivir y estar sanos.

 

  1. El agua

La necesidad de agua de un perro con actividad normal es de 50 a 60 ml al día por kilo de peso . Podemos aproximar la cantidad necesaria con una simple regla: La cantidad de ml diarios debería de ser más o menos igual a la cantidad de Kcal diarios; para nuestro ejemplo anterior, nuestro perro activo de 30 kilos debería consumir unos 1800 ml, casi dos litros. En esta fórmula está incluida el agua que contiene la comida del perro, así, si estamos alimentándole con comida natural cruda (que contiene mucho más humedad que el pienso), observaremos que tiende a beber menos. Los gatos no tienen una necesidad de agua tan alta como los perros, ellos requieren unos 30 – 36 ml / kg peso corporal por día. Ya hemos explicado alguna vez que los gatos no son grandes “bebedores”, por lo que es importante que su comida contenga suficiente agua. Si observamos que nuestro perro o gato bebe mucho más que la cantidad calculada, empieza a ser interesante visitar a nuestro veterinario, ya que puede ser un signo de alguna patología que padece nuestro/a amigo/a. Por supuesto, nuestros compañeros deberían tener siempre agua fresca a su alcance.

 

  1. Las grasas

Este es un tema clave y genera cierta confusión a la hora de entender cómo deben comer nuestros animales. Contrariamente a lo que pasa con nosotros, los gatos no deben preocuparse por el colesterol ya que las grasas son su fuente de energía más importante, en contraposición a los carbohidratos. Además ofrecen protección contra el frío y contra lesiones. Las grasas pueden provenir de fuentes externas pero también el propio cuerpo del gato puede generarlas para almacenar energía para cuando la necesitan nuestros minitigres.

En nutrición se dividen las grasas en ácidos grasos esenciales y no esenciales. Es importante que los ácidos grasos esenciales se absorban con la comida ya que el cuerpo de nuestro animal no los puede originar. Los ácidos grasos esenciales son el Omega 3, 6 y 9.

La ración total de comida de perros debería contener unos 13,8g de grasa por cada 1000 calorías de comida. En el caso de cachorros y perras lactantes, estos tienen una necesidad más alta, de 21,3g / 1000 kcal. Los gatos tienen una necesidad de entre 22,5 y 82,5g de grasa por cada 1000 calorías. Podemos observar que necesitan una comida más grasa que los perros, de hecho, los gatos salvajes a menudo consumen presas que contienen hasta el 60% de grasa.

Un aspecto a tener en cuenta es que las carnes de hoy en día contienen muy pocos ácidos Omega 3 del tipo EPA y DHA y es recomendable suplementar, por ejemplo, con aceite de pescado, ya que son muy importantes para su metabolismo.

 

  1. Las proteínas

Las proteínas son moléculas grandes y muy complejas que están compuestas de cadenas largas de aminoácidos, de los cuáles existen 22 conocidos. 10 de estos aminoácidos son esenciales (no los genera el cuerpo de nuestro animal) para los perros, mientras que para los gatos son 11 incluyendo la taurina que es especialmente importante para el metabolismo de nuestros felinos. El resto de aminoácidos se producen en el hígado del animal. Las funciones de las proteínas son la regulación del metabolismo, de los músculos, se encuentran también en la sangre y son importantes para las enzimas, hormonas y anticuerpos y su propio funcionamiento. Las proteínas también son la segunda fuente de energía para nuestras mascotas.

Es importante entender que no vale cualquier proteína, ya que no todas las proteínas tienen todos los aminoácidos. Así, para nuestros amigos son necesarias las proteínas con un alto valor biológico, como la carne, el pescado y los huevos. Las proteínas vegetales tienen bajo contenido biológico y no son muy recomendables para ellos.

· El metabolismo basal de un perro adulto con actividad normal tiene una necesidad de 25g de proteínas / 1000 calorías de comida, los cachorros entre la 4ª y 14ª semana requieren 56,3g de proteínas / 1000 kcal, a partir de la 14ª semana tienen que tener 43,8g de proteínas / 1000 kcal. Una perra lactante requiere 50g de proteínas / 1000 kcal.

· En períodos de recuperación de enfermedades o después de operaciones se puede aumentar la necesidad de proteínas. También influye la actividad y la edad del perro.

 

· Los gatos tienen una necesidad mayor de proteínas y si prescinden demasiado tiempo de alimentos ricos en proteínas, su organismo empieza a metabolizarlas por su cuenta. Si esto se prolonga, el animal puede bajar mucho de peso, caer enfermo y hasta morir. Un gato adulto necesita 50g de proteínas / 1000 calorías de comida. Los gatitos necesitan aún un poco más, unos 56,3g.

Sólo con estas indicaciones ya podemos observar que no es recomendable dar comida de gatos a perros y al revés. Ante una falta de proteínas en la comida se puede notar inapetencia, pelo con pérdida de brillo, infecciones en la piel y pérdida de musculatura. Un exceso, por el contrario, puede reflejarse en diarreas y un aumento de la sed y de la orina y generar sobre-peso y problemas con los órganos internos.

 

  1. Los carbohidratos

Los carbohidratos no son esenciales en la alimentación de perros y gatos, esto incluye los azúcares simples, dobles y polisacáridos. Los gatos, de hecho, no pueden ni metabolizar los cereales, porque no tienen las enzimas para disociar los carbohidratos. Los perros aún pueden digerirlos, pero no son necesarios y en la alimentación natural no son importantes, se trata de una fuente de energía más y es verdad que a muchos perros les gusta comerlos.

Por nuestra parte, deberíamos mirar siempre qué fuentes de energía están presentes en la comida, y sólo si no hay suficiente grasa o proteína, es necesario complementar con carbohidratos. Los carbohidratos son ricos en fibra, que no tiene mucho valor nutricional pero es importante para la digestión. La fibra también está presente en las verduras y frutas, necesarios en la dieta de nuestro perro, de ahí la inclusión de pequeñas cantidades de vegetales en las dietas BARF (la piel de presa con su pelo tiene la misma función). En el caso de animales obesos deberíamos evitar por completo los cereales, ya que no dejan de ser azúcares. Lo mismo aplica para algunos casos de enfermedad, como por ejemplo el cáncer, la artrosis, la pancreatitis o la epilepsia.

 

  1. Las vitaminas

Casi todas las vitaminas se absorben a través de la comida, o sea que son esenciales. Hay dos diferentes tipos de vitaminas, las solubles en agua, como la C, y las del grupo B, y las solubles en grasa, como las A, D, E y K. Es importante saberlo porque con las vitaminas solubles en agua no se puede producir un exceso, ya que se va con la orina del cuerpo, por eso deberían estar todos los días en la alimentación (excepto la C, que nuestros perros y gatos son capaces de producir por ellos mismos). Por el contrario, las vitaminas solubles en grasa se quedan en el cuerpo y sí corremos el riesgo de darlas en exceso. Perros y gatos absorben estas vitaminas con la grasa de la comida y se almacenan en el hígado de nuestro animal. Considerando esto, y si alimentas con una dieta BARF, es importante no exceder el porcentaje de hígado en la ración semanal para evitar una “sobre-dosis”(hipervitaminosis) de vitaminas solubles en grasa.

 

  1. Los minerales

Existen multitud de minerales y oligoelementos. Se trata de elementos inorgánicos y la diferencia entre minerales y oligoelementos es la cuantía y concentración en el cuerpo. Los oligoelementos se encuentran solo en pequeñas proporciones. Los minerales y oligoelementos tienen la función de regular todo el metabolismo del cuerpo y la construcción del esqueletoTodos los minerales tienen que venir con la comida. El exceso y la falta de los minerales y oligoelementos pueden causar diferentes problemas y enfermedades, sobre todo si se lleva una alimentación incorrecta durante un período largo de tiempo. Lo importante de los minerales es la interacción entre ellos: por ejemplo, un exceso de un mineral puede impedir la absorción de otro. Aquí tenéis una gráfica para intentar ilustrar lo que queremos decir:

Interacciones entre minerales en la digestión.

Interacciones entre minerales en la digestión | Fuente: http://www.pferdeleben.de/pferdefutter-fuetterung/mengen-und-spurenelemente

 

Los minerales son: el calcio, cloro, potasio, magnesio, sodio, fósforo y azufre. Entre los oligoelementos cuentan el cromo, cobalto, hierro, yodo, cobre, manganeso, molibdeno, selenio y zinc. Las fuentes más importantes de estos elementos en la nutrición de nuestros perros y gatos son la carne y los huesos.

La relación más importante entre los minerales es la proporción de calcio (Ca) y fósforo (P). Esta debería ser entre calcio y fósforo (Ca:P) de 1:1 a 2:1, siempre con más calcio que fósforo. Si no hay suficiente calcio, el cuerpo asimila el calcio de los huesos haciéndolos porosos y rompibles. Esta relación es ideal en la leche materna de los cachorros e inadecuada en la carne: esto significa que alimentar al animal sólo con carne causa problemas y anormalidades en el esqueleto. Es otro ejemplo de lo importante que es una alimentación equilibrada y rica en variedad.

 

En resumen…

El equilibrio dietario de perros y gatos no es cosa de broma, es necesario conocer sus necesidades y proporcionarles suficiente variedad y cantidad para que prosperen fuertes y sanos. Para ello, existen fuentes de referencia como las asociaciones de fabricantes de comida para animales, así como la ayuda de veterinarios y nutricionistas profesionales. Si atendemos a los valores mínimos y somos disciplinados, sin mucha dificultad, podemos abordar una alimentación completa y equilibrada a través de nuestras propias dietas caseras.

firma_doris

Doris Rämisch es nutricionista de perros y gatos en Puromenu. Para continuar conociendo temas tan interesantes como este, no dejes de suscribirte a nuestra newsletter gratuita: Vida Natural Animal.

 

También te puede interesar en Vida Natural Animal:

· Dieta BARF ó ACBA para perros y gatos: origen, composición, preparación

· Alimentación natural adecuada según la anatomía del perro

· La alimentación sana tiene beneficios en perros y gatos

· ¿Cómo cambio la dieta de mi perro o de mi gato a dieta natural?

· Aloe vera para perros y gatos

· Perro nervioso, gato malhumorado… ¿y tú, cómo estás?